Mandala
Suscripción a Newsletter Facebook Blogspot
Mirada Terapéutica - Alicia Mabel Alfuso
. » LAS 38 FLORES . » ARTICULOS .

  El Sistema Floral del Dr. Edward BachFlores de Bach y Astrología HumanísticaFlores y sexualidadAtaque de PánicoCrisis de la edad adulta y terapia floralEl Arte de no enfermarseLas relaciones de pareja¿Te diste cuenta cuánto te falta por vivir?Fibromialgia y las Esencias FloralesLos que se sienten solosLa atención en el presenteEl otro lado de la navidadLa Terapia Floral y los MiedosAdolescencia y flores El proceso de enfermarSer mujer y no morir en el intentoFlores y niñosCamino al éxitoEmbarazo y Flores de Bach¿Peor o mejor?Amor y sacrificioLa culpa y el perdónNo hay sanación sin proceso¿Comunicación o soledad?Las consecuencias emocionales de las catástrofes y la Terapia Floral El límite a los hijosDar y recibir
Flores y sexualidad
La Terapia Floral del Dr. Edward Bach en las disfunciones sexuales de la pareja

Flores y sexualidad
Hablar de sexualidad implica hablar de vínculos en la pareja. Una sexualidad plena nos habla del  encuentro de los cuerpos y las almas de dos personas.

Hablar de pareja es superar la individualidad pues la  pareja no es algo estático y momentáneo sino algo que se construye entre dos y en el tiempo.

En general se confunde sexualidad con genitalidad ya que al buscar solo la satisfacción individual orgásmica se  pierde de vista que existe el otro en la relación. Se actúa de manera egoísta dejando de lado la pareja. Sólo uno ha disfrutado, y mientras se corre detrás de la propia satisfacción, el otro desaparece de la conciencia, lo que la invariablemente conduce a la insatisfacción de ambos.

La sexualidad femenina y la sexualidad masculina son diferentes. En los varones la sexualidad entra a la conciencia de una manera  pujante, aguda,  apremiante, limitada y concentrada en el propio órgano sexual. En las mujeres el deseo sexual aparece expandido sobre el todo el cuerpo, orientado hacia las caricias, el cariño y la proximidad.

Esa necesidad del hombre por satisfacer el apremio en un lugar puntual del cuerpo lo lleva muchas veces a ejercer la toma de posesión  del cuerpo de la mujer lo que la hace sentirse acosada, sintiéndolo como un acto hiriente, poco romántico y apresurado.

Para poder comprender las necesidades del otro es necesario integrar los  opuestos: activo-pasivo, yang-ying, anima-animus, femenino masculino. Para el hombre es importante lograr la expresión de sus sentimientos y para ello la mujer debe ser capaz de darle la posibilidad de hacerlo. Si ella hace continuos reproches, el hombre automáticamente se cerrará. A su vez, la mujer debe aprender a expresar sus deseos y no esperar a que el hombre los adivine o tome siempre la iniciativa. Para ello el hombre deberá dejar de lado sus prejuicios dándose a si mismo un lugar más pasivo.

Los cambios culturales también han llevado a que muchas veces la mujer tome un rol activo y es entonces que el hombre se siente acosado y perseguido, huyendo de la relación.

Es importante tener en cuenta el momento en  que se encuentra cada integrante de la pareja dentro de su proceso evolutivo. Esto depende en gran medida de la edad de cada uno  o de lo que cada uno hizo o dejó de hacer en su vida.

Una buena sexualidad es el producto de un buen vínculo.

Para que el sexo se conforme en un encuentro con otro ser humano debemos despertar un interés amoroso por el otro dentro de una mutua libertad y mutuo respeto.

La falta de comunicación y dialogo conduce a malos entendidos y aclararlos permite una sana intimidad de la pareja.

Una sexualidad plena conlleva diálogo, búsqueda de la satisfacción mutua, contacto con la propia esencia y la esencia del otro, tolerancia de las diferencias,  confianza para la entrega y para ello se beben trabajar emociones tales como: los miedos, la impaciencia, la intolerancia, los celos, la sospechas, el pesimismo, el cansancio, la culpa, el miedo al descontrol, las rigideces, los traumas, las indecisiones, etc.

El trabajo sobre las emociones es la base fundamental para el logro de la sexualidad plena en la pareja.

La Terapia Floral del Dr. Edward Bach es justamente eso “una terapia” en la que se incluye los preparados florales. Es imprescindible el diálogo entre terapeuta y consultante, direccionado a la comprensión y superación de los sentimientos y emociones negativas  que lo tienen anclado en la presente dificultad.

Lic. Alicia Mabel Alfuso
Lic. Alicia Mabel Alfuso en Terapia Floral Dr. E. Bach | M.I. 0276·008 | Psicóloga Social - Astróloga Humanística - Reiki Master - Constelaciones Familiares
Tel.: (011) 4308-4215 - Móvil: (011) 15-5835-3744 - E-mail: aliciaalfuso@gmail.com