Mandala
Suscripción a Newsletter Facebook Blogspot
Mirada Terapéutica - Alicia Mabel Alfuso
. » LAS 38 FLORES . » ARTICULOS .

  El Sistema Floral del Dr. Edward BachFlores de Bach y Astrología HumanísticaFlores y sexualidadAtaque de PánicoCrisis de la edad adulta y terapia floralEl Arte de no enfermarseLas relaciones de pareja¿Te diste cuenta cuánto te falta por vivir?Fibromialgia y las Esencias FloralesLos que se sienten solosLa atención en el presenteEl otro lado de la navidadLa Terapia Floral y los MiedosAdolescencia y flores El proceso de enfermarSer mujer y no morir en el intentoFlores y niñosCamino al éxitoEmbarazo y Flores de Bach¿Peor o mejor?Amor y sacrificioLa culpa y el perdónNo hay sanación sin proceso¿Comunicación o soledad?Las consecuencias emocionales de las catástrofes y la Terapia Floral El límite a los hijosDar y recibir
Los que se sienten solos

Los que se sienten solos
El Dr. Edward Bach nos habla de 3 personalidades relacionadas con la soledad.

Están aquellos que buscan compañía ansiosamente, otros que van solos por el mundo porque tienen un ritmo muy rápido y otros que se aíslan.  Todos tienen su vida resuelta en algún aspecto, ya que por lo general tiene un  cierto grado de recursos para actuar en el mundo y saben hacia donde se dirigen o qué quieren conseguir. Su dificultad está en poder relacionarse y obtener la compañía adecuada a sus intereses. Sus características van desde el querer fundirse con el otro al aislamiento.      

Algunas personas utilizan el habla hasta agotar al otro, son verborrágicos, no hacen pausa, ni permiten que el otro exprese su opinión.

Buscan llamar la atención de múltiples maneras, una de ellas tocando al otro mientras hablan. Con tal de atraer la atención del otro: se quejan, reprochan, condenan, buscan pelea, inventan coartadas o se justifican, en síntesis…no paran de hablar. Necesitan permanentemente que se ocupen de ellos, ser el centro, de manera tal que no dan espacio a los demás ya que en su necesidad de atención, ni siquiera los perciben.

La mayor dificultad está en la escucha. Esta forma de hablar, de intentar comunicarse, termina produciendo el efecto contrario, ya que los demás se apartan con tal de no tener que soportarlo. Es así que estas personalidades consiguen lo que más teme: que los dejen solos.

A otra forma de soledad pertenecen aquellos cuya impaciencia es muy alta, son muy acelerados, con un ritmo vertiginoso, permanentemente en actividad, haciendo muchas cosas a la vez, dejando cosas sin terminar, siempre apurados. Se vuelven poco tolerantes con quienes no siguen su ritmo, apuran a los demás, se irritan fácilmente y muestran reacciones desmedidas. Hacen todo solos porque no pueden esperar. Parecen tener hormigas en el cuerpo, no pueden relajarse, no pueden detenerse y encima se quejan por la lentitud o inoperancia de los demás, lo que indudablemente los lleva a quedarse solos. Terminan solos porque los demás quedan en el camino sin poder ir a su ritmo.

Por último están los que se quedan sólos porque se aíslan. Son aquellos que tanto en la enfermedad como en la salud, prefieren estar solos.

Por lo general se trata de personas cultas, talentosas, cuyos defectos son el orgullo, el sentimiento de superioridad, pudiendo llegar a ser altaneras o despectivas de quienes consideran no tienen su nivel. Su característica es la rigidez corporal sobre todo en el cuello, ya que mira desde arriba con aires de superioridad como si no quisiera contaminarse con el mundo. Si bien estas personas elijen la soledad su dificultad se presenta cuando por algún motivo personal, social o laboral, necesitan relacionarse con los demás.

Esto  no les resulta nada fácil, pues no saben como acortar las distancias en la que se han colocado o en la que lo terminan colocando los demás al verlo engreído, presuntuoso o arrogante.

En la soledad se conjugan 3 formas de no tener en cuenta al otro. Unos porque quieren ser centro, otros porque se impacientan y el último porque  discrimina. Conclusión: ninguno de ellos sabe como comunicarse y de manera paradójica  terminan quedándose solos.

El sistema Bach cuenta con esencias que ayuda a que estas personas se encuentren con sus virtudes. En el primer caso: la capacidad de escucha. Si escucho al otro, luego seré escuchado y tenido en cuenta. En el segundo caso: la capacidad de tolerancia, de paciencia y de espera. Deben tener en cuenta que somos diferentes y que cada uno tiene su ritmo. Los últimos aceptar que los demás tienen una cultura y una formación diferente y que siempre tenemos cosas que en común que permiten comunicarnos y aprender cosas de los demás.

Los remedios florales ejercen una influencia notable sobre la personalidad y ayudan al bienestar  general independientemente de la estructura caracterológica del individuo, pues serán eficaces aún cuando la persona no crea en su acción benéfica e independientemente del nivel de evolución de su conciencia, y su efecto puede ser aumentado sensiblemente mediante el trabajo conciente, lo que implica un trabajo terapéutico en el que la persona comprenda el proceso que lo ha llevado a su enfermedad y acompañe el proceso de su sanación.

Lic. Alicia Mabel Alfuso
Lic. Alicia Mabel Alfuso en Terapia Floral Dr. E. Bach | M.I. 0276·008 | Psicóloga Social - Astróloga Humanística - Reiki Master - Constelaciones Familiares
Tel.: (011) 4308-4215 - Móvil: (011) 15-5835-3744 - E-mail: aliciaalfuso@gmail.com